El sofá Swan nació junto con el sillón Egg y la silla Swan en 1958, cuando el diseñador y arquitecto danés Arne Jacobsen recibió el encargo de decorar el interior del Radisson SAS Royal Hotel, un edificio que él mismo también proyectó y construyó, y que hasta 1969 fue edificio más alto de Dinamarca y su único rascacielos. Los tres muebles fueron posteriormente utilizados en la decoración de otros edificios de uso público proyectados por Jacobsen, como la sede del Banco Nacional de Dinamarca.

Línea Básica es una colección inspirada en diseños clásicos destinada a amueblamiento en hogar o colectividades de baja intensidad.