Los sofás Chesterfield o Chester son uno de los muebles emblemáticos del estilo clásico inglés. Lord Phillips Stanhope, 4 Conde de Chesterfiedl (1694-1773) encargó a un artesano el primer sofá Chester de cuero abotonado con respaldo bajo y asiento con base baja. El objetivo original del mueble era que un caballero pudiera sentarse erguido con la máxima comodidad sin arrugar los trajes. Desde comienzos de SXIX los sillones Chesterfield se han utilizado para ambientar los exclusivos y elitistas clubes sociales masculinos de Londres. En las décadas siguientes pasó a los salones de las casas británicas de la alta sociedad y posteriormente se popularizó hasta convertirse en un ícono de la decoración británica; el sofá clásico inglés por excelencia.

Línea Básica es una colección inspirada en diseños clásicos destinada a amueblamiento en hogar o colectividades de baja intensidad.